BiblioTICando® con humor

Biblioteca 2.0. Nuevas tecnologías y bibliotecas. El blog bibliotecario de Diana Rodríguez

¡Hola, bienvenido! Ya que estás aquí, ¿por qué no te descargas GRATIS: "Biblioteca 2.0: mixtura de cambios, protagonismos y oportunidades. Una mirada latinoamericana"?

Los chicos no leen menos, sino de otra manera

(Artículo publicado en Clarín: Argentina, 20 de diciembre de 2006)


Los chicos no leen menos, sino de otra manera

Dos encuestas coinciden en marcar las estrategias novedosas con las que chicos y adolescentes se acercan a la lectura y escritura.


Roxana Morduchowicz*


Los resultados de una reciente encuesta mexicana sobre los índices de lectura entre los jóvenes dieron origen a nuevas preguntas. ¿Realmente los jóvenes leen menos o están leyendo en otros lugares, de otra manera y con fines distintos? ¿Qué valdría la pena que leyeran?, interrogó a propósito de este estudio el investigador Néstor García Canclini.

Efectivamente, tal como sostiene Canclini, no existe hoy un solo modo de leer entre los jóvenes. Es imposible analizar la lectura —dice— sin explorar cómo conviven la cultura letrada, la oral y la audiovisual. La convergencia digital ha instaurado una integración multimedia. Y los hábitos actuales de los lectores-espectadores-internautas no permiten concebir como islas separadas los textos, las imágenes y su digitalización. Por eso —concluye— se usa la capacidad de leer no sólo en los libros, sino en revistas y pantallas, para elegir espectáculos, formarse como deportista o como mujer, saber qué música se escucha, qué hay en la televisión, o para escribir correos electrónicos y chatear.

¿Qué sucede en Argentina? Según una encuesta recientemente realizada por el Ministerio de Educación de la Nación, los jóvenes usan la computadora para chatear, hacer la tarea, visitar sitios web, buscar información y estudiar. Todos estos usos requieren de la lectura y la escritura.

La misma encuesta reveló que los chicos suelen buscar los libros que han visto previamente en la televisión (tal el caso de Harry Potter y Narnia) y demostró la coincidencia entre el tipo de cine y el tipo de libros preferidos por los jóvenes: el terror y la ciencia ficción. La convergencia no es sólo digital, sino también mediática.

Hasta fin de año, miles de espectadores de cine podrán ver —antes del nuevo filme del agente 007— tres cortometrajes cuyas historias escribieron adolescentes de escuelas públicas. Para narrar sus cuentos leyeron novelas y cuentos, descubrieron autores y géneros y vieron cortometrajes en televisión, que sirvieron de base a su propia narración.

Hace unas semanas, millones de lectores de diarios en todo el país leyeron notas y artículos escritos por estudiantes secunda rios. Para escribir sus textos leyeron diarios (papel y digital), relevaron sitios web y miraron noticieros televisivos.

El cine, Internet, la televisión y los diarios fueron insumos y materiales de lectura y escritura para los jóvenes. Durante décadas, los medios de comunicación fueron considerados influencias negativas y amenazas a la cultura letrada. Para muchos, el lenguaje de la imagen coincidió con una degradación cultural.

El libro sigue siendo clave pues nos abre a la primera alfabetización, la que posibilita el acceso a la cultura escrita y a las múltiples escrituras que hoy conforman el mundo de la informática y lo audiovisual. Pero el joven de hoy está en contacto también con otras lecturas, escrituras y discursos, en los que se producen las decisiones que nos afectan.

Vivir en una sociedad multicultural no alude sólo a la convivencia de diferentes etnias y tradiciones, sino a la coexistencia de diferentes lenguajes: los de la cultura oral, la escrita, la audiovisual y la hipertextual.

Los medios no se desplazan entre sí: se complementan. No hay antinomias entre medios porque la utilización de un medio no excluye la utilización de otro. Lejos de oponer la lectura a los medios de comunicación, parece más interesante plantearse qué y cómo leen los jóvenes hoy. O de qué modo inciden la fragmentación televisiva y la instantaneidad del chateo en las lecturas juveniles. O cómo utilizar la cultura popular para promover la lectura y la escritura.

Los chicos de hoy no son como los de antes. Sus formas de leer, tampoco.


*DIRECTORA PROGRAMA ESCUELA Y MEDIOS, MINISTERIO DE EDUCACION
Share/Save/Bookmark

Print

Etiquetas

"Procesos técnicos" Accesibilidad Acceso abierto Agradecimientos y saludos alfabetización digital alfabetización informacional animación a la escritura animación a la lectura Archivos digitales Argentina Arquitectura de la información Avisos importantes Beboteca Biblioteca 2.0 biblioteca digital Biblioteca escolar Biblioteca pública Biblioteca virtual Biblioteca y TIC's Bibliotecas Bibliotecas especializadas Bibliotecas Nacionales bibliotecas populares Biblioteconomía Blogs Búsquedas Cambios Ciberlectura Ciberliteratura Cibermetría Cursos Derechos de autor Diccionarios Directorios Documentación Ebooks Entrevistas Escritorios colaborativos Estándares Eventos Extensión Feria del libro Formación Formación ciudadana Formación de usuarios Fotos y ternuras bibliotecarias Gestión de calidad Gestión de la información Gobierno electrónico Gripe A H1N1 Grupos Humor bibliotecario Imagen profesional Imprenta historia Inclusión digital Información y comunicación Informática Inteligencia colectiva Internet Internet 3.0 Internet invisible Lectura Libros Marcadores sociales Marketing Microblogs Minería de datos Miscelánea Mundos virtuales Oportunidad laboral Organización y recupero de la información Patagonia Plan Trio de Telefonica Podcasts Posicionamiento promoción de los servicios Propiedad intelectual Publicaciones Redes sociales referencia Referencia virtual Repositorios Rol profesional RSS Seguridad Servicios al usuario Sitios Sociedad de la Información Software Software libre u Open source spam Sucesos Tesis Tic Trabajos propios Twitter Usabilidad Ventanilla única Web 2.0 Web semántica Web social WebQuests Wiki